¿Qué escenas consideras infaltables en la película de Facundo Cabral?

¿Qué escenas consideras infaltables en la película de Facundo Cabral?

portada

Era una noche de mayo de 1937, Rodolfo Cabral en su habitación empaca apuradamente una maleta. Sara, su esposa, con un niño en brazos y en embarazo le ruega que no se marche. Sin dirigirle palabra, Rodolfo sale de la habitación y sorprende a cinco de sus hijos fisgoneando tras la puerta,

.

10 de diciembre de 2015

sentado1- blogEra una noche de mayo de 1937, Rodolfo Cabral en su habitación empaca apuradamente una maleta. Sara, su esposa, con un niño en brazos y en embarazo le ruega que no se marche. Sin dirigirle palabra, Rodolfo sale de la habitación y sorprende a cinco niños fisgoneando tras la puerta, mientras escuchamos la voz en off de Facundo que dice: Y de pronto, mi madre se quedó sola. La llenó de hijos, siete hijos, y se fue como vino. Y la noche que se fue, yo nací ahí. Así de simple. Esta es mi historia.

Esta es una de las escenas que tiene el guión de Camino de Libertad, película que tiene previsto su rodaje para el mes de mayo de 2016, plasmando el drama, los sufrimientos y las lecciones de vida que Facundo Cabral experimentó y que continuará el legado de los millones de seguidores y amigos en el mundo.

Buscamos a esas personas que conocieron muy de cerca a Facundo Cabral y que cada día recuerdan en mensajes, canciones y en las redes sociales, su paso por esta vida y lo reviven a pesar de que ya no está en este mundo de forma física, pero si espiritual.

Ellos nos cuentan las preferencias que tienen respecto a las escenas que consideran infaltables en la película, como aquellas que no debería contener esta producción.

Carlos Alberto Requejo: Un hombre que tenía el coraje que la mayoría no tenía

Este amigo argentino de Facundo desde el año 1967, cuenta que lo conoció cuando Cabral tenía 30 años y él era un adolescente. En ese tiempo cambiaba su nombre artístico de Indio Gasparino por el de Facundo Cabral.

Yo estaba caminando con un grupo de amigos del barrio y en ese entonces uno de los paseos obligados era ir al centro de Buenos Aires y caminando por la calle Florida vimos una propaganda que anunciaba la presentación de Facundo, que era casi un desconocido, en un subsuelo de una galería; su imagen mitad hippie, mitad revolucionario, nos llamó la atención y como la entrada era muy barata, ingresamos y jamás olvidaré ese día, anotó.

Para este escritor y empresario, una de las escenas que debería tener la película es cuando Facundo junto a un grupo de amigos, esperan a Jorge Luis Borges en la Galería del Este. Cabral tenía una profunda admiración por este hombre que llega acompañado de su editor y se sientan en una mesa cercana. Facundo y sus amigos le dicen al camarero que lo que consumieran lo pagarían ellos. Cuando se van, Borges se acerca a la mesa para agradecerles el gesto y les pregunta a que se dedican. Le dicen somos colegas suyos maestro. Y pregunta Borges: Ah si, y qué escriben?. Y le responden: canciones de protesta, a lo que Borges les dice: ¡Cómo los envidio, porque yo, cuando estoy enojado, no se me ocurre nada!.

Y la escena que no quisiera ver en la película supongo que no me gustaría verlo en el piso del cuartel de bomberos en Guatemala, concluyó.

Juan Manuel Muñoz: Facundo, un ser extraordinario que nos recordó que la vida es una fiesta

Empresario, escritor, conferencista mexicano y amigo de Cabral. Lo conoció y se hizo amigo en uno de sus conciertos en Guadalajara, Jalisco.

Comenta que un día por no tener dinero no pude comprar un boleto para su concierto, pero aun así fui a saludarlo al camerino y Facundo me dijo: ´No temas. No estás solo. El Rey del universo y creador de todo lo que ves, Ël es tu Padre. Eres un Príncipe. Saberlo no sirve de nada si no te atreves a experimentarlo´.

Para Juan Manuel, Facundo Cabral fue uno de los seres más iluminados gracias a tantas nubes negras por las que pasó. Transformó su vida venciendo a la ignorancia y cultivando su espíritu.

Le llamaría mucho la atención que Camino de Libertad, la película en su honor, tuviera la escena en que Facundo conoce en la playa al vagabundo Simón, lo saluda y le dice: ‘Hola, príncipe’.

De igual forma le gustaría ver el encuentro con el jesuita en la cárcel y el reencuentro con su padre. Considera Muñoz que en estas escenas Facundo nos enseña que Dios es importante en nuestras vidas y que vivir con rencor no nos hace bien.

Saitanlua: “Un filósofo que con palabras sencillas explicaba la vida”

Esta española, abogada de profesión, afirma que conoce a Cabral desde siempre, pero desde hace 8 años atrás, a través de un mensaje de uno de sus libros, retornó a su vida con toda la fuerza de lo conocido.

El mensaje era “No estás deprimido estás distraído” y así comencé a buscar por la red y fui encontrando todo lo que buscaba. Un buen amigo que lo trajo a España en el año 2006 me dio su contacto y desde entonces estuvo a mi lado en conversaciones semanales, hasta 15 días antes de su muerte, afirmó emocionada.

Expresa que para ella cualquier escena que glose la figura de este maestro, filósofo y hombre grande, que se repuso de la vida indigna a la que estaba condenado por nacimiento y que hizo de su vida algo digno y un ejemplo de cómo se puede llegar a lo más grande desde la nada, un ejemplo de persona que es capaz de volar en libertad, merece estar en la película.

Camilo Gómez Bohórquez: “No creo que le tuviese miedo a algo”

Para este seguidor y empresario, corría el año 1984 cuando asistió a un concierto de Cabral en Bogotá y supo que Facundo esa noche tenía un mensaje para él. Cuando la vida de Facundo es tan fascinante en todos sus detalles, es difícil decir que escena me gustaría.

Quizás sería importante que se acentuaran todos los aspectos cinematográficos a escenas como la del reencuentro con su padre; mezclado con imágenes de las recomendaciones que le hizo su madre si algún día se lo encontraba, afirmó.

Menciona Gómez que otra escena clave sería la de su encuentro con el vagabundo Simón que lo llamó ´príncipe´, ya que ese, es casi su punto de partida hacia toda la espiritualidad de su mensaje.

También este seguidor quisiera ver escenas cuando estuvo en la cárcel y donde aprendió a leer, y a través de los libros descubrió un mundo que desconocía y que lo esperaba. Y por último, quisiera ver la escena de niño, cuando su madre lo despide en la estación del tren y le dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte. El primero fue darte la vida. El segundo, la libertad para que la vivas. Ya no tengo más regalos para ti; y definitivamente, la de su encuentro con Eva Perón.

Para terminar, este seguidor expresa que no le gustaría una escena explícita y directa de su trágica muerte. Para esto creo que habría que recurrir a cualquier tipo de lenguaje que lleve al espectador a entender que fue asesinado, pero sin manchar con sangre la película. Eso sería como terminar toda la poesía que enmarcó su vida, con un titular de prensa amarillista, concluyó.

 

Cada amigo, cada seguidor, cada persona en el mundo que conoció a Facundo personalmente, por correo, por teléfono o en sus conciertos, quiere que esta película retrate el verdadero sentir de un hombre que se ha convertido en un ejemplo de vida para la humanidad y que exponga el sentimiento puro de amor y de libertad que dejó como legado. Y precisamente eso es lo que será Camino de Libertad, un homenaje a un guerrero y caminante de la vida que marcó la existencia de sus amigos y seguidores y que con sus mensajes mueve aún la espiritualidad de millones.

¿Y tú qué escena de la vida de Facundo consideras infaltable en Camino de Libertad?

Suscríbete y opina.

Comparte este post

Conocer a Facundo fue una experiencia maravillosa

Cada persona entrevistada para hacer este texto coincide en que Facundo era un ser fascinante, que se conectaba con las personas desde el primer saludo y que con cualquier pregunta que hacía, pretendía que la respuesta fuera la que siempre habían buscado a las preguntas de la vida, sin saberlo.

Cuentan ellos que se sintieron halagados de tener una amistad así y de poder contar con sus palabras cuando tuvieron contacto con él.

Describen que era un amigo incondicional y que obnubilaba con su presencia a donde llegaba,
cautivando con su forma de ver la vida a su interlocutor, y sin ninguna intención explícita, llevándolo a reflexionar y cuestionar hasta su propia existencia.

Podía pasar horas hablando con sus seguidores después de sus conciertos, firmando discos o sus libros, o simplemente escuchando sus problemas y dándoles consejos.

Facundo promulgaba una filosofía donde la libertad era una forma de vida y donde Dios era el ser que regía.

Su espiritualidad iba mucho más allá de dar consejos, era su vida misma, resumida en sus canciones, en sus largas introducciones antes de cantar en los conciertos, en las charlas improvisadas donde muchas personas en los cafés, restaurantes o en las calles hacían corrillo para escucharlo y hasta en las entrevistas en la televisión.

Destellaba sinceridad, coraje, rebeldía, perdón y la firme convicción de que se debe hacer no lo que toca, sino lo que se ama hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>