guitarra1

“Feliz Cumpleaños Jesús. Tú salvaste mi vida.” Facundo Cabral.

23 de diciembre de 2015

guitarra1

A los 17 años, Facundo caminaba por la playa del Mar de Ajó buscando los restos que dejaban los turistas en la arena para poder comer, cuando un vagabundo le gritó: “¡Príncipe!”.

Cabral, que acababa de fugarse de la cárcel a la que había sido ingresado por su fuerte vida delincuencial, siendo analfabeto y adicto al alcohol, que…

.

23 de diciembre de 2015

guitarra1A los 17 años Facundo caminaba por las calles de Tandil cuando un vagabundo le gritó: “¡Príncipe!”. Cabral, que acababa de fugarse de la cárcel a la que había ingresado siendo analfabeto, delincuente, adicto al alcohol, que vivía armando peleas, de personalidad violenta y que guardaba en su interior un gran odio por su padre porque haberlo abandonado a él, a su madre y a sus hermanos, la noche antes de que él naciera; en esta etapa de su vida, él sólo aspiraba a despertarse muerto, mencionaría en varias ocasiones.

Dice que pensó que el vagabundo le estaba tomando el pelo. Y le dijo: «Viejo, a usted lo salva la edad». Y el vagabundo le contestó: “¡Sos un príncipe porque sos hijo del Rey del Universo. Este suceso Facundo lo mencionaría en infinidad de entrevistas a lo largo de su vida: “Hace muchos años pasó por aquí nuestro hermano mayor, el más grande de todos: Jesús y trajo la gran noticia: Uno solo es el Padre”.

Cabral sostuvo durante toda su vida que al viejo vagabundo le debe esta gran noticia: “Yo no era huérfano, yo tenía un Padre grandioso que era el mismo Padre del viento, de las ratas y del trigo. ¿Y qué podía pasar después de esas palabras?… Nací.

Esta es una de las grandiosas escenas de la película sobre la vida de Facundo Cabral, producción que muestra la transformación de un hombre desde el odio y el rencor a un pacifista y humanista que inspiró a millones con su forma de ver la vida.

“El sermón de la montaña. Ese fue mi programa de vida”: Facundo Cabral

En ese encuentro con el vagabundo, éste no sólo le dio esa gran noticia sino que también le recitó el Sermón de la Montaña. Facundo siempre mencionó que fue su programa de vida. Toda su vida giró alrededor de esas palabras que Jesús dijo en el monte a sus discípulos.

En esta época de Navidad recordar este hermoso suceso se convierte en un motivo para reflexionar y para ayudar a hacer nuestras vidas muchos mejores, si seguimos ejemplos dignos de imitar.

Sea este nuestro aporte para que en esta fecha tan especial estemos dispuestos a cambiar actitudes negativas en positivas para así hacer que el paso por esta vida sea recordado y lleno de buenas intenciones y por ende mejores experiencias.

Después de esto, sólo resta decir que en esta Navidad: “Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el nuevo día”. Felices Fiestas!!!.

Comparte este post

“Esta fue la primera cosa que conocí de Jesús”, dijo Cabral

Estos son apartes de las palabras del Sermón de la Montaña que el viejo Vagabundo le recitó a Facundo aquella tarde en esa playa. “Si pones en práctica esto, seguramente tu vida será un poco mejor”, le dijo.

“No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mira las aves del cielo, no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y aún así Dios las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?.

Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Mira los lirios del campo cómo crecen, no trabajan ni tejen pero Dios igual los viste; ni siquiera Salomón con toda su gloria lució jamás como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana se echa al fuego el Señor la pinta bella, qué no habrá de hacer contigo hermano de poca fe que fuiste hecho a semejanza de Él.

Por eso te digo: No te preocupes pensando qué es lo que vas comer, con qué te vas a vestir, que por cosas tan pequeñas el hombre se hace infeliz, porque el Señor sabe bien qué necesita tu piel. Anda con Él.

Buscar a Dios es encontrarse con uno. Si tienes fe moverás al mundo. Lo demás viene después. Al pan lo trae la verdad y a todas las cosas que necesitas. El mañana no interesa, él traerá nueva experiencia, a cada día le basta con su propio afán. Decía Jesús”.

“Y dos mil años después comenzaba la fiesta de mi vida.” Facundo Cabral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>